Comparte este Post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Día 6. Reconstrucción II – Levantando muros, reparando puertas.

Seguimos hoy nuestra segunda parte hablando de reconstrucción, tomando como referencia el libro Nehemías capítulo 3, el levantar muros derribados y reparar puertas quemadas. Como dijimos ayer las puertas son paralelo a la restauración espiritual que tenemos que emprender.

7. La puerta de las Aguas. (3:26; 8:1, 3, 16; 12:37)

No tiene sentido reedificar la puerta de la fuente (representa pureza y Espíritu Santo), sino restauramos la puerta de las aguas. La puerta de las aguas estaba conectada con la puerta de la fuente. En el sentido que el agua que estaba en el estanque de Siloé tendría que moverse por acueductos o caminos, y de ahí el agua era llevada y repartida en la ciudad, esta era una puerta muy especial para el pueblo, ya que era reservada para algunas celebraciones especiales como la fiesta de los tabernáculos.

En Nehemías 8:1-3 podemos leer lo siguiente:

1 y se juntó todo el pueblo como un solo hombre en la plaza que está delante de la puerta de las Aguas, y dijeron a Esdras el escriba que trajese el libro de la ley de Moisés, la cual Jehová había dado a Israel. 2 Y el sacerdote Esdras trajo la ley delante de la congregación, así de hombres como de mujeres y de todos los que podían entender, el primer día del mes séptimo. 3 Y leyó en el libro delante de la plaza que está delante de la puerta de las Aguas, desde el alba hasta el mediodía, en presencia de hombres y mujeres y de todos los que podían entender; y los oídos de todo el pueblo estaban atentos al libro de la ley.

Esta puerta se asocia con la palabra de Dios, la sed que tenemos que tener de su palabra, la necesidad, así como el agua, que su palabra nos sacie. En este pasaje que leímos una de las primeras cosas que hizo el pueblo en la restauración fue volver a la palabra de Dios, recuerda que ellos habían estado exiliados, algunos estuvieron de esclavos, muchos de ellos no tuvieron la oportunidad de leer y meditar en la palabra.

Nehemías 8:5-9

5 Abrió, pues, Esdras el libro a ojos de todo el pueblo, porque estaba más alto que todo el pueblo; y cuando lo abrió, todo el pueblo estuvo atento. 6 Bendijo entonces Esdras a Jehová, Dios grande. Y todo el pueblo respondió: ¡Amén! ¡Amén! alzando sus manos; y se humillaron y adoraron a Jehová inclinados a tierra. 7 Y los levitas Jesúa, Bani, Serebías, Jamín, Acub, Sabetai, Hodías, Maasías, Kelita, Azarías, Jozabed, Hanán y Pelaía, hacían entender al pueblo la ley; y el pueblo estaba atento en su lugar. 8 Y leían en el libro de la ley de Dios claramente, y ponían el sentido, de modo que entendiesen la lectura. 9 Y Nehemías el gobernador, y el sacerdote Esdras, escriba, y los levitas que hacían entender al pueblo, dijeron a todo el pueblo: Día santo es a Jehová nuestro Dios; no os entristezcáis, ni lloréis; porque todo el pueblo lloraba oyendo las palabras de la ley.

Al leer este pasaje el corazón se me pone chiquito, un pueblo deseoso de escuchar la palabra, un pueblo atento, un pueblo que le pone sentido a la palabra, es un pueblo que se humilla y se rinde a Dios, es un pueblo que prosperará.

Si hoy te quitaren la biblia, si hoy estuvieras en una isla o en un país prohibido para leer la biblia, ¿cuánto de la biblia hay en ti? ¿Cuántas promesas podrías recordar? ¿te haría falta su palabra? Atesórala, hónrala y ámala.

8. La puerta de los caballos. (3:28; 2 Crónicas 23:15)

Sobre esta puerta era la entrada de los caballos que venían de batallas o patrullas, a los alrededores de esta puerta habían establos y caballerizas, asi como las estaciones de bomberos de hoy, solo esperando la llamada para salir a la batalla.

El caballo representa guerra, y en nuesto caso restaurar esta puerta es restaurar la guerra espiritual, es ser constantes en la oración, es tener los sentidos abierto al mundo espiritual que nos rodea, siempre listos para la batalla desarrollando ese discernimiento espiritual.

En el libro de Job 39:19-25 Dios está respondiéndole  a Job, y empieza a hablar de algunos animales, pero cuando llega al caballo mira como lo describe.

19¿Diste tú al caballo la fuerza? ¿Vestiste tú su cuello de crines ondulantes?

20¿Le intimidarás tú como a langosta? El resoplido de su nariz es formidable.

21Escarba la tierra, se alegra en su fuerza, Sale al encuentro de las armas;

22Hace burla del espanto, y no teme, Ni vuelve el rostro delante de la espada.

23Contra él suenan la aljaba, El hierro de la lanza y de la jabalina;

24Y él con ímpetu y furor escarba la tierra, Sin importarle el sonido de la trompeta;

25Antes como que dice entre los clarines: ¡Ea! Y desde lejos huele la batalla,

El grito de los capitanes, y el vocerío.

El caballo no le teme a la batalla, no se distrae con el sonido de las espadas, o el de la trompeta, el esta enfocado, de lejos huele la batalla. Creo que estas características llevándolas al mundo espiritual son muy poderosas para nuestra vida, quitar el temor, no distraerse, estar enfocados y tener discernimiento. Definitivamente esto nos formara para restaurar ese espíritu guerrero de la puerta de la caballos.

 

9. La puerta Oriental.

Nehemías 3:29 LBLA Después de ellos Sadoc, hijo de Imer, hizo reparaciones frente a su casa. Y tras él hizo reparaciones Semaías, hijo de Secanías, portero de la puerta Oriental.

Bíblicamente en el oriente hay muchos símbolos: el huerto del Edén (Génesis 2:8), Canaán (Josué 1:15), entrada al tabernáculo de Moisés (Números 3:38), sol de justicia (Ezequiel 8:16), salida del relámpago (Mateo 24:27), etc. ¡Promesas y bendiciones de Dios!

Del oriente sale el sol, representa siempre una nueva oportunidad, un nuevo día, no importa que oscura este la noche, el sol de justicia amanecerá sobre tus temores y ansiedades de oscuridad.

Esta puerta nos evoca la segunda venida del Señor, debemos estar preparados, como relámpado que sale del oriente y va al occidente así será la venida de Jesús.

Restaurar esta puerta nos habla del compromiso diario de anhelar su venida, en la historia de las 10 vírgenes 5 se quedan porque no tomaron en serio la llegada del novio. 5 estaban preparadas con su aceite preparadas para encender las lamparas y 5 estaban distraídas no se en que cosa, pero cuando llego el novio, no tuvieron tiempo de irse con Él.

Restauremos la conciencia de su venida, vivamos cada día como si fuese a venir hoy.

Tito 2:12-13 (TLA) 12 Ese amor de Dios nos enseña que debemos dejar de hacer el mal, y no desear lo malo de este mundo. También nos enseña que, en este mundo, debemos ser honestos y fieles a Dios, y pensar bien lo que hacemos. 13 Así debemos vivir, mientras llega ese día feliz y maravilloso que todos esperamos, cuando se manifestará nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo.

10. La puerta de Efraín.

Nehemías 8:16

Salió, pues, el pueblo, y trajeron ramas e hicieron tabernáculos, cada uno sobre su terrado, en sus patios, en los patios de la casa de Dios, en la plaza de la puerta de las Aguas, y en la plaza de la puerta de Efraín.


Esta es la puerta de la doble porción la puerta de los frutos, Efraín es el nombre de uno de los hijos de José y ya sabes todo el proceso que vivió José por eso el nombre de su hijo significa, Dios me hizo fructificar en la tierra de aflicción.

La puerta de Efraín significa Fruto, tanto para dar como para recibir. Nos gusta el fruto, pero no nos gusta el proceso del fruto, estamos acostumbrados a comer el fruto, pero no a vivir el proceso de la cosecha.

Todo fruto requiere un proceso, todo fruto empieza con una semilla.

La puerta de Efraín daba entrada al mercado de la ciudad, variedad de frutas, alimentos, animales eran ofrecidos junto a esa puerta.

El creyente que ha restaurado la puerta de Efraín en su vida se reconocerá por sus frutos y caminará en amor, en paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y dominio propio. Estos son los creyentes que continuamente están crucificando su carne con sus pasiones y deseos. Son cristianos que tienen el fruto del Espíritu Santo.

Gálatas 5:22-23
22 Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,
23 mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.

Este fruto viene con la madurez espiritual, muchos queremos gozar de la mano de Dios pero sin buscar su rostro, sin cambiar nuestra manera de vivir o pensar. Restaurar la puerta de Efraín requiere Madurez, dominio propio y la consecuencia de esta restauración es una doble porción de Dios para nuestras vidas.

Salmos 1:1-3

Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, Ni estuvo en camino de pecadores, Ni en silla de escarnecedores se ha sentado;

2 Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche.
3 Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas,

Que da su fruto en su tiempo, Y su hoja no cae; Y todo lo que hace, prosperará.

Podemos hacer solo un estudio de esos versículos, pero solo diré que alguien de frutos no es alguien que presta sus oídos al mal consejo, no sigue el camino de los perversos y no se sienta a disfrutar el mal o a perder el tiempo en lo que no edifica, se deleita en la presencia de Dios, medita en su palabra, la guarda y cumple, entonces luego después viene el fruto en su tiempo, su hoja no caerá y todo lo que emprenda Dios estará con el. Restaurar esta puerta es depender de Dios y dar fruto de madurez, y Dios te prosperará en todo lo que hagas.

Jeremías 17:7-8

Bendito el varón que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová. Porque será como el árbol plantado junto a las aguas, que junto a la corriente echará sus raíces, y no verá cuando viene el calor, sino que su hoja estará verde; y en el año de sequía no se fatigará, ni dejará de dar fruto.

11. La puerta de la cárcel o la Guardia. NEHEMIAS 12:39

La mayoría de las traducciones traducen esta puerta como la puerta de la guardia ya que era el área donde se juntaba la guardia de turno y recibía las órdenes de sus superiores. Acá también era donde entra la guardia personal de los reyes, quienes eran personas de renombre. El capitán de la guardia era un funcionario de muy alto rango, el y sus hombres debían aplicar frecuentemente la pena capital a los culpables de delitos políticos o de otras faltas.

Cuando hablamos de guardia, esta palabra tiene varias raíces:

Acción de guardar o vigilar. De las raíces griegas koustodia (uno que cuida), spekoulator (el primer en explorar, escolta, espía), strategos (denota un magistrado civil; pero se usa también del principal al mando de la guardia del templo, que era un levita) y fulake ( se usa con el significado un guardia, vigía o atalaya).

Al restaurar esta puerta nuestra responsabilidad será velar, defender, custodiar, amparar y proteger nuestra alma para que los muros y las puertas no sean destruidos nuevamente por los enemigos de nuestra alma. Llámese inmoralidad, desánimo, mentiras, pecado, etc….. necesitamos restaurar la guardia en nuestra vida.

1 corintios 10:12 12 Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga.

No te puedes confiar porque te sientas fuerte, nunca se tratará de ti, es de que el Señor esté contigo.

Salmo 127.1: 127

Si Jehová no edificare la casa,
En vano trabajan los que la edifican; Si Jehová no guardare la ciudad,
En vano vela la guardia.

La guardia tiene valor cuando Dios está en el asunto, no es en tus fuerzas, es con el santo espíritu de Dios que tenemos que vigilar nuestra heredad, nuestra vida, nuestra familia, la herencia que Dios ha puesto delante de tus ojos. Con Dios todo, sin Dios nada.

La puerta de la guardia tenía centinelas 24 horas, nos habla de la importancia de velar, de no descuidar, de no dormirnos, sino estar atentos, como las 5 vírgenes con la lámpara encendida, entendiendo los tiempos, no creyendo que hoy no pasará nada, sino lo contrario, sabiendo que el novio se puede presentar en cualquier momento y tenemos que tener el aceite preparado.

12. La puerta del juicio o inspección. Nehemías 3:31

Para entender porque se debe restaurar debemos saber que es “Juicio”, ya que se ha visto como juicio el trato de Dios, cuando esta es una mera sentencia. Esta era la puerta a donde se traía ante los ancianos los casos para ser juzgados del pueblo, ellos emitían un dictamen o juicio con respecto al caso.

Juicio: (gr) Krino, inspección, discernimiento, razón, entendimiento, cordura, prudencia.

Entonces diremos que esta es la puerta de la madurez, de la inspección, las buenas decisiones, pero también la puerta donde inspeccionamos como estamos viviendo delate de Dios.

El buen juicio viene acompañado de la sabiduría, la prudencia, el dominio propio, la integridad, la coherencia, la verdad. Si queremos restaurar esta puerta tienes que aprender a escuchar, para poder conciliar, debes de apartar el enojo para respirar y perdonar, debes aprender la misericordia, aunque tú hayas sido el afectado. Restaurar esta puerta en una inspección como decía el salmista:

Salmos 139:23

Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; Pruébame y conoce mis pensamientos;

Esta introspección debe ser diaria, continua y sincera.

La puerta del juicio requiere madurez espiritual, para reconocer nuestras fallas, que no somos perfectos, pero que necesitamos día a día de nuestro padre.

Levantar muros es importante por la seguridad, pero de nada sirven si las puertas no son restauradas, ¿te imaginas una casa sin puertas? ¿Dormirías cómodo?

 Hemos terminado de este estudio de las 12 puertas restauradas de Jerusalén y su significado en nuestra vida espiritual.

La restauración es un proceso, no es de la noche a la mañana, pero lo que si es cierto es que todos los días debemos trabajar en restaurar estas puertas en nuestra vida, Puertas de Salvación, de servicio, honra, de humildad, de limpieza, purificación, de amor por su palabra, de guerra espiritual, de conciencia y preparación por su venida, puertas de fruto, de velar y puertas de auto examen para que nuestra reedificación sea completa.

Anímate, vamos una a una y sé que encontrarás plenitud en Dios como nunca antes en tu vida.

 

Subscríbete a nuestra lista de correo

y permanece actualizado con reflexiones y devocionales

More To Explore

El Blog de Tavo.

Día 7. Retroceso

Día 7. Retroceso. 3 cosas que nos retrasan. Toda esta semana hemos hablado de reedificación, hemos hablado de palabras que nos ayudarán en ese propósito,

El Blog de Tavo.

Día 6. Reconstrucción II

Día 6. Reconstrucción II – Levantando muros, reparando puertas. Seguimos hoy nuestra segunda parte hablando de reconstrucción, tomando como referencia el libro Nehemías capítulo 3,

comentarios o dudas

no dudes en contactarme @Glopezsegura