Comparte este Post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Durante estos días hemos estado hablando de alinear, reencontrar, restaurar, cosas que necesitamos para empezar con un paz y salvo mental y espiritual. Sin dejar cosas que nos amarren al pasado, sino tener la libertad de caminar hacia lo nuevo que Dios tiene para nosotros.

En el devocional “Nuevos Comienzos” hemos dicho que planes sin acción son solo ilusión, que es necesario bajar el diseño de nuestra cabeza y poner todo nuestro empeño en trabajar con acción. El proceso de reedificación como cualquier proyecto debe definir etapas, una de planeación, presupuesto, ejecución y control. De igual manera en nuestra vida necesitamos definir las variables que nos ayudarán no solo a iniciar una edificación, sino a mantenerla y terminarla en el tiempo.

Uno de los proyectos mas difíciles que tuvo el pueblo de Israel fue la reconstrucción de su ciudad, la reconstrucción del templo destruido y asolado, y la reconstrucción de las murallas y puertas de Jerusalén, todas ellas en cenizas. Estas historias las puedes leer en Esdras, Nehemías, Hageo, Zacarías entre otros libros de la biblia.

En el libro de Esdras se nos narra la reconstrucción del templo, todo el proceso de volver a levantar una vieja gloria del mundo antiguo como lo fue el templo de Salomón, un templo lleno de Lujos, oro, esplendor, gran arquitectura y fama mundial para el mundo conocido de esa época. Cuanta responsabilidad había de por medio a quien fuese el director de dicha obra, en este caso era Zorobabel.

Levantar un Altar.

La primera cosa que hizo Zorobabel junto a todos los que venían con el, fue levantar un altar de adoración.

Entonces se levantaron Jesúa hijo de Josadac y sus hermanos los sacerdotes, y Zorobabel hijo de Salatiel y sus hermanos, y edificaron el altar del Dios de Israel, para ofrecer sobre él holocaustos, como está escrito en la ley de Moisés varón de Dios.

Esdras 3:2


Antes de comenzar cualquier cosa, tenemos que hacer lo que corresponde, poner nuestros proyectos en manos de Dios, en este versículo Jesúa el sumo sacerdote y Zorobabel el líder civil se unen para liderar al pueblo en un tiempo de preparación espiritual para lo que se venía.

Nunca saques a Dios de la ecuación, el debe ser lo primero en tu lista de planeación. Proverbios 16:9 (NTV) dice: Podemos hacer nuestros planes, pero el Señor determina nuestros pasos.

Nada empezó hasta que no estableció un tiempo de búsqueda de su presencia.

Desde el primer día del mes séptimo comenzaron a ofrecer holocaustos a Jehová; pero los cimientos del templo de Jehová no se habían echado todavía.

Esdras 3:7

Colocando los cimientos.

La gente se acostumbra a ver y admirar la fachada, pero muy pocos se detienen a pensar en los cimientos. Ves a las personas haciendose selfies en la fuente del centro comercial, en los pasillos decorados del mismo, pero es extraño ver a alguien tomandose una selfie junto a una viga o columna para admirar su belleza. Lo unico cierto es que sin cimientos no hay gloria, sin cimientos sólidos la fachada corre peligro.

En la restauración del Templo, ellos iban a construir sobre los escombros del pasado, tenían que limpiar, despejar, restaurar y revisar aquellas columnas que no les servían, también les tocó construir nuevas vigas. Cada vez que empiezas algo, tómate el tiempo de preparar el terreno, de inspeccionar, de planear, el pueblo de Israel y Zorobabel tomaron 7 meses para iniciar la obra. Muchas veces vemos el planear como algo poco espiritual, muchos se “lanzan” a la aventura sin planificación porque Dios suplirá, o dicen estar llenos de fe que no necesitan un plan, pero la biblia nos enseña que hay que hacer todas las cosas decentemente y en orden y creo que eso no es improvisación. Dios se mueve en el orden, ya si el cambia el plan esa es su soberanía, pero lo que nos toca a nosotros es trazar el plan y Dios guiará nuestros pasos.

No hay nada mejor que estar cimentados en la roca (Jesús), no hay nada mejor que empezar algo con la bendición de Dios, el pueblo no empezó por las murallas o las puertas de la ciudad que representaban su seguridad física, ellos empezaron por el templo, que representaba su seguridad espiritual, porque cuando pones a Dios primero, el te honrará.

10 Y cuando los albañiles del templo de Jehová echaban los cimientos, pusieron a los sacerdotes vestidos de sus ropas y con trompetas, y a los levitas hijos de Asaf con címbalos, para que alabasen a Jehová, según la ordenanza de David rey de Israel.

11 Y cantaban, alabando y dando gracias a Jehová, y diciendo: Porque él es bueno, porque para siempre es su misericordia sobre Israel. Y todo el pueblo aclamaba con gran júbilo, alabando a Jehová porque se echaban los cimientos de la casa de Jehová.

Esdras 3:10:11

Lo que emprendas hazlo con corazón agradecido a Dios.

Así como lo hizo el pueblo de Israel, que la base de tu proyecto sea entender el favor, la gracia y la misericordia de Dios, que levantes alabanza, y cuando haces eso Dios es el que edificará contigo. (Salmo 127:1)

Pon la primera piedra, llegarán los enemigos.

Ya lo he mencionado antes, solo es que decidas dar el primer paso y enseguida aparecerá la duda.

12 Y muchos de los sacerdotes, de los levitas y de los jefes de casas paternas, ancianos que habían visto la casa primera, viendo echar los cimientos de esta casa, lloraban en alta voz, mientras muchos otros daban grandes gritos de alegría.

13 Y no podía distinguir el pueblo el clamor de los gritos de alegría, de la voz del lloro; porque clamaba el pueblo con gran júbilo, y se oía el ruido hasta de lejos.

Esdras 3:10:12-13

Esta escena tuvo que ser fuerte, las nuevas generaciones alegres porque algo nuevo iba a empezar, pero la generación que había visto el gran templo antiguo (50 años atrás) no lo podía creer, dudaban, estaban tristes, ellos sabían que el pasado había sido demasiado glorioso como para repetirlo, y mas aún cuando reedificaban sobre ruinas.

Si quieres reedificar, no sirve de nada compararte con el pasado, mucha gente no avanza al futuro por temor a no superar la gloria pasada. A veces la gloria del pasado tiene el mismo efecto de un doloroso pasado, nos inmoviliza.

La gente nuevamente pensando en la apariencia pero no en la escencia. El templo no iba a ser construido para deslumbrar a los hombres, su propósito era restablecer el sistema de adoración a Dios en Israel, perdido durante el tiempo de exilio.

Se puso el cimiento y se levanto oposición, política y espiritual, durante ese proceso, entre la pelea, las trabas políticas, el juego sucio, el pueblo se durmió por 15 años aproximadamente. Y es que solo es tomes la decisión de hacer la obra, y el enemigo se levantará en tu contra. El problema del pueblo fue que se conformó con dejarse enredar.

Más alla de las ganas.

Se requiere decisión y fe para comenzar, pero necesitas ser persistente y valiente para continuar. Muchos empiezan, pero pocos terminan, creo que esa debería ser una ley de la vida, solo lo digo porque es una realidad. A inicio de año hicimos tantos planes y apenas estamos en febrero y muchos decidimos sepultarlos ya. De que sirve la emoción de la primera piedra, si no tienes la convicción para continuar construyendo. Yose que conoces uno que  otro politico, que se han tomado la foto y hasta ponen placa del día que pusieron la primera piedra, pero después de la foto más nunca los ves. Esos edificios o terrenos les llaman “elefantes blancos”. ¿Cuantos “Elefantes blancos” tenemos en nuestra vida?

Necesitamos desarrollar, disciplina, valentía, dominio propio y mucha fe, no solo para empezar sino tambien para continuar. Solo la discplina te ayudará a formar hábitos para continuar.

Una palabra de Dios, lo cambia todo.

15 años despues el profeta Hageo trae una palabra sobre el pueblo y sobre Zorobabel y Josué hijo de Josadac, Dios les dice.

¿Quién ha quedado entre vosotros que haya visto esta casa en su gloria primera, y cómo la veis ahora? ¿No es ella como nada delante de vuestros ojos?

Hageo 2:3

Le estaba hablando a la generación que dudaba, la generación que se quedo pegada al pasado.

Pues ahora, Zorobabel, esfuérzate, dice Jehová; esfuérzate también, Josué hijo de Josadac, sumo sacerdote; y cobrad ánimo, pueblo todo de la tierra, dice Jehová, y trabajad; porque yo estoy con vosotros, dice Jehová de los ejércitos.

Hageo 2:4

Las palabras de aliento requerían, trabajo, ánimo, esfuerzo y mucha fe para creer en las promesas de Dios.

Mía es la plata, y mío es el oro, dice Jehová de los ejércitos.

La gloria postrera de esta casa será mayor que la primera, ha dicho Jehová de los ejércitos; y daré paz en este lugar, dice Jehová de los ejércitos.

Hageo 2:8-9

La gloria que venía de parte de Dios no se basaba en la apariencia física del templo, aunque también tuvo oro y lujos, la gloria que venía para esa casa era que esa casa sería testigo de la venida del mesías.

Ellos se desanimaron por 15 años, pero una palabra de Dios los activó, los despertó (Hageo 1:14). No te dejes desviar de lo que has emprendido a causa del enemigo, cree en las promesas de Dios para que puedas avanzar y acelerar el tiempo de cumplimiento.

Dios nuevamente trajo palabra a Zorobabel y el pueblo por medio del profeta Zacarías.

Entonces respondió y me habló diciendo: Esta es palabra de Jehová a Zorobabel, que dice: No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos.

¿Quién eres tú, oh gran monte? Delante de Zorobabel serás reducido a llanura; él sacará la primera piedra con aclamaciones de: Gracia, gracia a ella.

Vino palabra de Jehová a mí, diciendo:

Las manos de Zorobabel echarán el cimiento de esta casa, y sus manos la acabarán; y conocerás que Jehová de los ejércitos me envió a vosotros.

10 Porque los que menospreciaron el día de las pequeñeces se alegrarán, y verán la plomada en la mano de Zorobabel. Estos siete son los ojos de Jehová, que recorren toda la tierra.

Zacarías 4: 6-10

No menosprecies los pequeños inicios.

Zorobabel tuvo un gran respaldo de Dios, su diligencia, atreverse a gestionar semejante proyecto, Zorobabel puso primero a Dios, meses antes del día de los cimientos, y Dios ahora le dice, Zorobabel no será por tu fuerza, no será por tu influencia, no será por tu sabiduría, será con mi Espíritu. Su promesa no queda ahí, le dice que todos los problemas que estaba enfrentando como grandes montañas, serán reducidos a llanura, ese tipo de promesa es la que necesitamos en el día a día, además Dios le dijo que muchos lo menospreciaron el día que puso la primera piedra, que algunos lloraron, otros se burlaron, y otro grupo creyó. Pero los que te menospreciaron de tu pequeño comienzo, después se alegrarán contigo, después te buscarán, después dirán “Siempre creí en ti”.

Lastimosamente a si son las personas, primero te dirán que no lo hagas, pero cuando empiezas a ser bendecido te empezarán a dar consejos de como hacerlo “mejor”.

Como puedes ver el proceso de construcción y reedificación del templo, inicio con entusiasmo (el mismo que tenemos en enero), pero al pasar el tiempo se fueron congelando los sueños hasta sepultarlos, solo una palabra de Dios puede resucitar aquello que ya está muerto. Demoraron 15 años detenidos, pero en sólo 4 años terminaron el templo.

Todo lo que decidas emprender ponlo en manos de Dios, primero levanta un altar permanente, luego ponte manos a la obra y procura que lo que estes construyendo este bien cimentado sobre roca firme. No te distraigas ni desanimes con la burla, el lamento o negativismo de otros, si tienes una promesa de Dios, tienes que caminar en ella, y aunque te hayas distraído, está atento porque una palabra de Dios resucitará aquello que el enemigo quiso sepultar. Jehová cumplirá su propósito en ti, Si Dios lo dijo, esfuérzate, no te desanimes, trabaja, insiste, no te distraigas, el lo cumplirá.

¡Vamos a trabajar!

Aquí puedes ver el devocional en video https://www.instagram.com/p/CK1MGcAgJeN/

Subscríbete a nuestra lista de correo

y permanece actualizado con reflexiones y devocionales

More To Explore

El Blog de Tavo.

Día 7. Retroceso

Día 7. Retroceso. 3 cosas que nos retrasan. Toda esta semana hemos hablado de reedificación, hemos hablado de palabras que nos ayudarán en ese propósito,

El Blog de Tavo.

Día 6. Reconstrucción II

Día 6. Reconstrucción II – Levantando muros, reparando puertas. Seguimos hoy nuestra segunda parte hablando de reconstrucción, tomando como referencia el libro Nehemías capítulo 3,

comentarios o dudas

no dudes en contactarme @Glopezsegura