¿Si o no?

Me acordaba hoy de muchas decisiones que he tomado en mi vida, como siempre a veces acerté, en muchas otras fallé o me equivoque, una de las cosas que siempre pensaba era “prefiero saber que lo intente y fallé, y no quedarme pensando el resto de mi vida que futuro me esperaría  si me hubiese arriesgado”. Desde cosas pequeñas como hablar con alguien, subir una montaña rusa, o algo mas serio como embarcarme en un préstamo de vivienda, o decidir prescindir de mi estabilidad laboral por dedicarme a mi empresa.

Pensando en esto que me ha pasado como mil veces, y solo la confianza en Dios, sumado a la fe y persistencia me ayudan a intentar y lanzarme en búsqueda de mis sueño, quiero compartirles algunas cosas que me han pasado y las he detectado en mis momentos decisivos.

1. Ten Discernimiento.
Debes tener discernimiento para escuchar voces de precaución, otras de corrección, pero en definitiva detecta muy bien las voces negativas, que resbalen sus palabras, no te dejes contagiar por el espíritu de los “No se puede”, son gente que mata sueños, la mejor manera de vencerlos es ignorarlos o no darles importancia en tus decisiones.

A veces te preocupa cuando otros no creen en ti o en tus sueños, eso ya debe ser normal, recuerda que eres tu quien tiene la visión, no son ellos, enfocate y sigue trabajando, no te desgastes ahora, después tendrás todo el tiempo para explicarles que si era posible.

2. El fracaso hace parte del proceso.
A nadie le gusta fracasar, eso es un hecho, pero en muchos casos será inevitable, frente al fracaso podemos tomar diversas actitudes, amargarnos, desistir de nuestro plan, o lo contrario tomar todas esas enseñanzas del fracaso y que sirvan como experiencia, tenemos que sacarle el lado positivo al fracaso, no le temas intentarlo por temor a fracasar, o vivirás tu vida con la incertidumbre del “que hubiese pasado si….”.

3. Acepta el consejo de la experiencia.
Puede parecer contradictorio este consejo con el primer punto, pero la verdad son diferentes, hay gente que ya vivió eso que estas viviendo, escúchalos aprende de su experiencia, de lo bueno y de lo malo del proceso, ellos ya sobrevivieron ese paso, están vivos y están hablando contigo, cuando son negocios es bueno hablar con gente que ha estado en aquello que quieres emprender, sus consejos te ayudarán a evitar los tropiezos del camino.

4. Ora.
Pídele sabiduría a Dios, y que te acompañe, cuando Dios va delante de ti, mi hermano esa es la mayor confianza que tenemos, pon en manos de Dios tus planes, el siempre quiere lo mejor para nosotros, ah y muy importante esta atento a su voz, Dios es especialista en cambiar nuestros planes, pero no para mal, sino por algo superior, así que seamos sensibles a eso y de seguro como dice la escritura “todo lo que hagamos ayudará a bien, a los que aman a Dios”.

El que cree, crea! Llego el momento de actuar, te regalo este versículo para que lo apliques.

2 Timoteo 1:7

Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.

Mi consejo sigue adelante!

Deja tus comentarios de esta nota!

Deja un comentario